Osteopatía para bebés

UNA BIENVENIDA LLENA DE SALUD Y tranquilidad

Es tan pequeñín que no puede decirte lo que le pasa. Pero la osteopatía y la fisioterapia te ayudan a descubrir lo que sucede y pueda crecer tranquilo, sano y feliz.

Si hay algo que te agobie y te ponga las pilas a la vez es el llanto de tu pequeño. Pero algo más angustioso aún, es no poder ayudarle porque no puede decirte lo que le pasa.

 Y es que la osteopatía y la fisioterapia te ofrecen la posibilidad de tratar un amplio abanico de disfunciones y problemas relacionados con los bebés que son muy comunes y que pueden ser resueltas en pocos tratamientos gracias a la capacidad de respuesta de los pequeños.

 Revisión del recién nacido:

El  nacimiento es un proceso que aunque natural es traumático para el bebé. Y es que aunque no se aprecien a simple vista, pueden existir disfunciones y tensiones derivadas de ese gran momento, que pueden estar afectando la tranquilidad y el bienestar de tu pequeño.
 

Son muchas las situaciones que pueden incomodar a tu bebé y que le hagan estar irritable. Y es que si estás atento puedes identificar ciertos comportamientos que te pueden indicar que algo le está molestando.

Quizás observes que su cabeza no es del todo uniforme, o que prefiera mirar hacia un lado más que al otro. 

Al igual que los adultos, el bebé también puede tener tensiones, especialmente en el cuello y la espalda, y  pueden influir en que esté más irritable.

Tal vez no puede girar suficiente  la cabeza y esto puede impedir que  mame bien,  o también  alguna disfunción que le haga sentir incómodo acostado y esto haga que demande los brazos constantemente

La revisión y valoración  pueden encontrar y tratar estas disfunciones en el bebé y le permiten mejorar  la movilidad de su  columna,  su cuello y demás articulaciones. 

 

Problemas más comunes que pueden ser tratados con osteopatía y fisioterapia.

  • Tortícolis (cuello rígido)
  • Plagiocefalia o cabeza deformada
  • Cólicos del lactante
  • Estreñimiento.
  • Otitis.

La osteopatía y la fisioterapia te ofrecen tratamientos y técnicas especiales para tratar el delicado cuerpo del bebé, que aunque suaves ofrecen una potente herramienta para garantizar el óptimo desarrollo de tu bebé.

Tu bebé merece ser feliz desde el primer día. 
Y mi compromiso es ayudarte para que tu  viaje como padre o madre, sea lo más tranquilo y placentero posible.

Mis pequeños pacientes han superado éstos obstáculos al inicio de su camino y han encontrado la tranquilidad para crecer sanos y alegres junto a su familia.

Si ves que puedo hacer algo por ti, es el momento de ponerse manos a la obra.